259

Según leo y escucho últimamente, ahora resulta que sacar una procesión por el paseo de Cánovas es poco menos que un espectáculo de circo o una cabalgata, y que solo intramuros anida la verdadera y pura esencia cofrade de la ciudad de Cáceres. A mí los guardianes de lo tradicional en verdad me chirrían un poco, así en general. De modo que mi opinión parte ya con un sesgo que no tengo problema en reconocer. Sin embargo, procuro que mi sesgo descanse sobre argumentos.

Pronto olvidamos que muchas de nuestras cofradías dibujaron su paisaje en el paseo de Cánovas sin que nadie pareciera avergonzarse ni rasgarse la saya por ello. En un pasado no muy lejano hemos visto a Jesús de la Expiración, a la Sagrada Cena o a la Virgen de la Misericordia transitando por la zona baja del paseo. ¿Era esto menos Semana Santa? ¿Era un circo la oración ante los enfermos en el Hospital Virgen de la Montaña? Si nos vamos algo más atrás podemos ver avenida arriba y avenida abajo al Cristo de las Batallas, o a la burrina cuando salía del asilo de las Hermanitas de los Pobres. O al Cristo del Humilladero cuando venía desde Antonio Hurtado. El Cristo de las Batallas estuvo paseándose por Cánovas durante 18 años, y la burrina lo hizo desde 1959 hasta 1981. Pueden consultarlo en los enlaces que adjunto.

Todavía no he escuchado a nadie decir que esto fueran cabalgatas.

No voy a entrar en el capítulo de la Magna y el recuerdo de que el paso por los adarves es una alternativa reciente que sucede por primera vez en el año 1989. Suerte que entonces no salió nadie diciendo que se estaba rompiendo con “lo tradicional” (Estudio de itinerarios de las procesiones Magnas). Claro, que si por tradiciones fuera muchos estaríamos sirviendo de leña en la hoguera. Lo tradicional, por suerte, es transitorio, y el pasado, también por suerte, lo estamos construyendo hoy.

Y saliendo de los itinerarios, podemos recordar que algo tan aceptado hoy día como las cofradías de silencio o las cofradías que imponen el verduguillo obligatorio son tan solo pasto y ocurrencia exclusiva de los últimos 30 años. 30 años de algo más de medio milenio de recorrido…

Quizá convenga de vez en cuando darle un repasito a la historia, por otra parte no demasiado lejana, y revisar prestos los tópicos que hablan de modernismos y tradicionalismos.

Y si nos ponemos muy serios también podemos empezar a relatar historias de cabalgatas sin necesidad de irnos más arriba del Gran Teatro. Que tenemos material cada año como para mandar al paro a Baltasar y a los dragones que se pongan por delante.

One thought on “259

  1. Punto por punto, se suscribe lo q dices. Nos sobran cosas de toda la vida q solo tienen unos años. Procesionar es algo totalmente distinto de esos prejuicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *